La fotografía macro para principiantes.

Publicado el : 2018-11-27 11:47:49
Categorías : CURIOSIDADES

Introducción

Muchos fotógrafos se interesan por las fotografías macro. Este tipo de fotografía no siempre es fácil, especialmente para principiantes, pero es verdaderamente gratificante. Con las habilidades adecuadas puedes capturar la naturaleza, animales, y detalles muy de cerca. ¿A quién no le gusta ver las gotas de lluvia en los pétalos de una flor, o ver las alas de una mariposa muy de cerca? Si quieres conocer este tipo de fotografía más a fondo puedes empezar por leer estos consejos y técnicas. Te animamos a que después de repasar esta guía la pongas en práctica para experimentar por ti mismo.

Qué es la fotografía macro

La macrofotografía trata de tomar fotos muy de cerca pequeños sujetos, a tamaño real o incluso más grande (siempre que amplies al sujeto suficientemente puedes hacer fotos en un estudio o al aire libre). Un ejemplo sería fotografiar un insecto y que en la foto sea más grande que en la realidad. Esta técnica permite disfrutar de objetos cotidianos más de cerca y de todos los detalles que nos rodean y a los que no prestamos mucha atención.

Oficialmente, para hacer una fotografía macro, la relación de aspecto entre la fotografía y el objeto real proyectada en el sensor ha de ser 1:1. Básicamente esto significa que has de tomar fotografías en las que el sujeto sea del mismo tamaño que el sensor de tu cámara. Esta es una definición muy estricta y con frecuencia escucharás a otros fotógrafos llamar a una imagen “macro” cuando muestre una imagen un poco más grande.

Fotografía macro para principiantes

Ya conocemos algunas de las características técnicas de la macrofotografía. Si quieres iniciarte en esta técnica, desde nuestra tienda independiente Fotopro te queremos dar varios trucos muy útiles para que empieces a hacer fotos macro de una manera más sencilla.

Activa el modo macro en una cámara digital

Tu cámara ajustará los elementos del objetivo para conseguir un enfoque muy de cerca. Esta puede ser tu primera toma de contacto con el mundo macro, pero con el modo macro se pierde el control tanto de la apertura del objetivo (f) como de la velocidad de obturación. Es decir: hacer una macrofotografía con una cámara digital compacta es fácil pero tienes que renunciar a un poco de control y obtendrás una resolución y calidad de color más básicas que las fotografías de profesionales. Esto es porque el modo macro de tu cámara permite hacer una fotografía muy de cerca, en la que el sujeto parece grande, pero no puedes alcanzar el aumento necesario para hablar de una foto macro.

El modo macro no es una característica de la cámara, sino del objetivo

Para empezar a hacer fotos macro puedes escoger cualquier cámara réflex. Tan solo has de combinarla con un lente conversor o con un objetivo macro, la opción que más se adapte a ti. Has de pensar en una lente que permita nitidez de imagen y profundidad de campo óptimas. Una apertura (f) pequeña significa que necesitarás más luz, por lo que habrás de aumentar el tiempo de exposición para hacer una buena fotografía.

Lente conversor macro

Si de momento no quieres hacer una gran inversión puedes empezar con esta opción. Puedes seguir utilizando tu cámara y tus objetivos, y simplemente has de colocar una lente conversora que convertirá tu objetivo en uno macro. Aunque la calidad de las fotografías es muy distante de la que obtenemos con un objetivo macro puedes conseguir una lente por un precio muy asequible para empezar a experimentar.

Objetivo macro

Laos objetivos tienen una distancia de enfoque limitada, por lo que si lo acercamos mucho a un sujeto no enfocará nada. Sin embargo, los objetivos macro pueden enfocar a distancias muy cortas, incluso estando pegados al objeto. Su distancia focal está entre los 50 y 200 mm. Un objetivo de 50-60 mm es útil para trabajos macro generales, pero si quieres quieres una mayor distancia entre el sujeto y tu objetivo, un objetivo de 100 mm te será de mayor utilidad.

Si por el contrario te interesa fotografiar mariposas, libélulas y otro tipo de criaturas, la distancia focal ha de ser mayor y deberías utilizar un rango de 150 ó 200 mm. Este rango es el más caro, pero podrás conseguir resultados increíbles, como captarlos en movimiento.

Experimenta con la composición

Siempre estamos a tiempo de recortar una fotografía y editarla. Puedes tomar distintas imágenes, un poco más de cerca y un poco más de lejos. Trata de captar solamente el primer plano y también de hacer otras fotos con un poco de espacio a su alrededor.

Enfoca el elemento más importante de la fotografía

Dependiendo de cómo lo enfoques podrás obtener una imagen muy distinta. Si fotografías una flor con la misma apertura, pero cambiando el punto de enfoque unos cuantos milímetros, obtendrás un efecto completamente distinto.



Añadir un comentario

 (con http://)