Cómo escoger el flash externo que se adapte a ti (Vol. 2)

Publicado el : 2018-10-25 09:00:18
Categorías : CURIOSIDADES

La semana pasada estuvimos hablando sobre los distintos tipos de flashes que existen. Esta semana vamos a indagar más en el tema y vamos a descubrir qué aspectos se han de tener en cuenta a la hora de escoger un flash externo.

El éxito del flash de mano surgió a partir del movimiento Strobist de Estados Unidos. Este movimiento surgió a raíz de la publicación de un curso intensivo de David Hobby que consistía en el manejo de la luz, allá por el año 2007. Este arte consiste en dominar la luz a través del flash de antorcha.

Cómo elegir un flash externo

Para elegir el flash que mejor se adapte a ti, has de tener en cuenta aspectos generales y más específicos o técnicos. 

Aspectos generales del flash externo

En primer lugar, para elegir un buen flash externo, has de valorar tu presupuesto máximo y determinar su uso. ¿Quieres añadir más luz a tus retratos (por lo que una potencia mínima o media es suficiente), o necesitas iluminar a varias personas en exteriores (el flash ha de tener una potencia elevada)?

Cuando tengas presentes estas consideraciones, puedes pasar a los factores más técnicos. Es decir, a evaluar qué características ha de tener tu flash externo.

Aspectos técnicos del flash externo

Además de evaluar cuál es nuestro objetivo fotográfico, hemos de tener en cuenta aspectos del propio flash tales como el zoom, el número de guía o el sistema HSS, entre otros.

Número de guía

El número de guía es la potencia del flash. Cuanto más elevado es el número de guía, el precio y la luz son mayores. Para saber cuánta potencia necesitas has de pensar qué quieres fotografiar. Para un retrato en una sala se necesita poca potencia de flash, pero si quieres fotografiar un espacio muy grande como puede ser un palacio o una catedral, necesitas una potencia considerablemente mayor.

Panel difusor

Si no se adaptan los ajustes del flash, creará luces muy duras. Esto implica un contraste muy marcado entre luces y sombras, y se remarcan rasgos como la barbilla o las ojeras. Para crear luces más suaves, la mayor parte de flashes externos tienen un pequeño difusor para que la luz se proyecte en un ángulo mayor y no sea tan directa en un punto determinado.

Zoom

Muchos flashes incorporan el zoom para que lo podamos manejar a nuestro antojo.Si se aumenta el ángulo de salida de luz, se proyectará una luz más suave. Al cerrar este ángulo, se consigue una luz más intensa y dura.

Sistema HSS

A una velocidad alta, el flash no tiene capacidad para iluminar toda la escena por igual. El sistema HSS permite una sincronización a altas velocidades. Emite muchos destellos de luz mientras se está disparando una fotografía. Así, habrá luz mientras el sensor esté expuesto.

Velocidad de rodaje

La velocidad de rodaje es el tiempo que transcurre entre un disparo y otro. El flash necesita recuperarse después de cada disparo. Muchos fotógrafos no tienen problema en esperar un par de segundos para volver a capturar una fotografía. Sin embargo hay profesionales que se dedican a un tipo específico de fotografía y no pueden esperar 3 segundos entre cada fotografía. Por tanto, en este caso la velocidad de rodaje es fundamental.

Rebote hacia arriba o hacia los lados

Algunos flashes pueden girar hacia arriba o hacia los lados la parte superior del flash. Por tanto, la luz rebota en el techo y se refleja en la cara del sujeto. Así se obtiene una luz más suave.

Tipo de conexión

El flash externo puede conectarse a la cámara de varios modos:

  • Activado sin cable.

  • Conectado a la cámara con cable.

  • Enganchado en la parte superior del cuerpo fotográfico.

Conclusión

Hasta aquí el volumen II sobre el uso del flash. Hoy hemos aprendido qué aspectos se han de tener en cuenta para escoger un buen flash externo. El siguiente paso es escoger el flash que desees y practicar, practicar y practicar, hasta conseguir un manejo avanzado. ¡Suerte en esta tarea!

Añadir un comentario

 (con http://)